El mural que se presenta como ejemplo es uno de los muchos realizados por el Centro Espacio Ceramica a lo largo de sus casi 25 años de historia. En este caso se trata de un tabajo realizado para la Fundacion Padre Vinjoy , en 2004, para celebrar su ochenta y un aniversario. Se trata pues de un encargo al que hay que responder con fidelidad al proyecto presentado por ellos mismos

Boceto original presentado Resultado de la obra final

Las medidas del mural, de 3 X 3 metros y la existencia de altos relieves de 10 cm. de espesor en sus momentos de mayor crecimiento plantean un problema ¿Como y donde modelar? Modelar en el suelo resulta muy incómodo y falto de perspectiva y hacerlo en vertical de una sola pieza implicaría una estructura dotada de andamiajes que resultaría muy costosa. La solución vino de dividir el mural en 4 módulos de 1,5 X 1,5 m, fácilmente sostenible en un caballete de hierro y aglomerado y muy cómodo para trabajar de pié y poder cubrir con plásticos el trabajo a la hora del descanso, Así pues se decidió por esta solución. (Figura 1)


(Figura 1)


(Figura 1 bis)

El siguiente problema a resolver era el hecho que si dividiamos por cuatro el mural podriamos tener problemas con la continuidad de las lineas del dibujo . Para evitarlo decidimos que cada nuevo cuadrante arrancase con la hilada del anterior que tendriamos que mantener en estado húmedo para evitar las contracciones del secado. (Fig. 3)


(Fig. 3)

La siguiene cuestión fueron los relieves. En su mayor proyección hacia adelante suponian 10 cm. Esto suponia una cantidad de masa (y por tanto de peso) muy considerable que influirian negativamente en los movimientos y distorsiones del secado. Para evitarlo se construyó una estructura interna que permitiera trabajar “ en hueco “
Modelando de este modo tan solo la forma exterior


(Fig. 4)

La partición de las zonas modeladas representó un serio problema. Los relieves no permitian el uso de una regla adecuada que consintiera seguir las lineas divisorias de las placas de base que , ademas, no se ven, por lo que tras las dificultades del primer panel (Fig. 4) se decidió el uso de unas delgadas placas de metal que separaran los volumenes por las lineas de los cuadrantes de base que no permitirían su unión, lo que nos resultaria muy cómodo al darnos ya los paneles cortados. (Fig 5)


(Fig 5)

Tras estas operaciones de modelado y cortado de los bloques el siguiente problema podria surgir en el secado que de no hacerse cuidadosamente podria retorcer las piezas y deformarlas. lo que empobrecería el resultado final al no encajar adecuadamente. Para evitarlo se secaron los bloques a la sombra en ausencia de corrientes de aire, elevados sobre la mesa mediante travesaños de madera para que pudiera circular el aire por la parte de abajo y cubriendose las esquinas de los paneles de menor grosor con papeles húmedos, a fin de acompasar su secado en armonía con el cuerpo central , de mayor volumen, y evitar asi las indeseadas distorsiones. (Fig 6)


(Fig 6)

Las piezas se bizcocharon a 1200 º. A esta temperatura el material usado (gres chamotado de pastas Diez) alcanza la suficiente dureza sin haber cerrado el poro, cosa importante ya que teniamos que esmaltar el color a mano (Fig. 7 - 8 - 9) una vez realizadas las necesarias pruebas de comportamiento de los esmaltes y las pruebas de ajuste de tonos de color.


(Fig 7)

(Fig 8)

(Fig 9)

El montaje “in situ“ y la inclusion de los elementos de acero corten que ya nos habia preparado un taller mecanico a partir de una muestra digitalizada, ya no revistió mayores dificultades que las propias tipicas de la albañileria. Ya se sabe. Buenos materiales (cemento cola a base de resinas) y una buena herramienta (fue fundamental el taladro Hilty verdaderamente increible - que nos presto un amigo: ( Fig. 10 -11 - 12 ).


(Fig 10)

(Fig 11)

(Fig 12)

 

© Todos los derechos - Espacio Cerámica 2010 - info@espacioceramica.com